Puerto Rico ya tiene su abanderada para Tokio 2020: Mónica Puig

Aunque faltan cuatro años para la cita deportiva en tierra japonesa, la campeona olímpica de tenis debe ser la candidata lógica para llevar la bandera boricua en la Ceremonia de Apertura

Por Marcos Mejías Ortiz / @marcosmortizpr / enlapinturadeportes@gmail.com

El oro de Mónica Puig acaparó titulares no solo
en Puerto Rico. (Suministrada / Straffon Images /
COPUR)
Si hay algún atleta que se vive lo que es representar a Puerto Rico a nivel internacional o en delegaciones de eventos multideportivos, lo es la tenista y, ahora, campeona olímpica Mónica Puig.

Desde que hizo su debut en delegaciones boricuas, Puig no ha fallado en conseguir el podio al sumar dos preseas de oro en sencillos en Juegos Centroamericanos y del Caribe (2010 y 2014), plata (2011) y bronce (2015) en Juegos Panamericanos, y la presea dorada obtenida en Río de  Janeiro 2016. A esto, le añadimos el bronce en doble mixto en Mayagüez 2010. En solo seis años, Puig sumó medallas en los eventos deportivos, uniéndose al vallista Javier Culson y el luchador Jaime Espinal en ser los únicos en conseguir dicha gesta.

Todo apunta, que en cuatro años, Puig volverá hacer historia para una delegación puertorriqueña.

El pasado mes de julio, publicamos una entrevista con la exjugadora de sóftbol, Ivelisse Echevarría con motivo del vigésimo aniversario de la Olimpiada de Atlanta 1996 en la cual, la peñolana fue la abanderada de la delegación de Puerto Rico.

Hasta la fecha, Echevarría ha sido la única mujer en portar la Monoestrellada en el escenario olímpico. Cuando le preguntamos a Echevarría sobre mujeres candidatas a llevar la bandera en unas Olimpiadas en el futuro, esta no titubeó al mencionar el nombre de Puig entre uno de ellos. Eso fue antes del gran torneo que tuvo la joven tenista en Río 2016; ahora no debe caber duda alguna de quien será la persona responsable de ondear la bandera de Puerto Rico cuando se celebre el desfile en los Juegos de Tokio 2020.

Sin duda alguna, gracias a su actuación en las Olimpiadas de Río de Janeiro, Puig, cuatro años antes, se ganó el derecho de ser la abanderada de Puerto Rico para la cita olímpica en la capital japonesa, evento que se celebrará del 24 de julio al 9 de agosto de 2020.

Claro está, falta mucho camino por recorrer y cualquier cosa puede pasar, pero en principio no hay nadie, actualmente, con mejor derecho que Puig de llevar la bandera de Puerto Rico. Y conste, que no es solo por la medalla de oro olímpica, sino, como mencionamos antes, Puig tiene un resumé envidiable a la hora de representar a la Isla en delegaciones deportivas.

Según fue avanzando el torneo femenino de sencillos, Puig conseguía la victoria más importante de su carrera y para Puerto Rico. Una vez venció a la española Garbiñe Muguruza en octavos de final, y se dio la eliminación de Serena Williams, escribí un tuit destacando que “la ilusión aumenta” pensando en la posibilidad que Puig llegara a la ronda de medallas.


La boricua no falló, arrasó a sus rivales para llegar invicta en juegos (4-0) y parciales (8-0) a la semifinal, en donde vino de atrás en el primer parcial para ganarle a Petra Kvitová y no tembló en el juego de campeonato ante la poderosa Angelique Kerber. Toda una obra maestra que será recordada por siempre y que merece una recompensa cuando la delegación de Puerto Rico viaje a Japón en cuatro años.

Salvo una inesperada lesión o un bajón en su nivel que le cueste la clasificación (algo que suena descabellado en este momento), Puig debería estar en Tokio 2020 defendiendo su corona olímpica. No se extrañe, incluso, que Puig sea candidata de fuerza para ser abanderada para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018 y los Juegos Panamericanos de Lima en 2019. Si alguien lo merece es ella, pero más en el máximo escenario: las Olimpiadas de 2020.  Una vez Puig aseguró su pase a la ronda de medallas en Río 2016, expresé que con “cuatro años de adelanto, pero creo que Puerto Rico ya tiene su candidata a abanderada para Tokio 2020”. Ya no lo creo, debe ser la abanderada.


Incluso, quien sabe si para las Olimpiadas de 2024 (con sede por aun determinarse) veamos a otra mujer siendo la abanderada con Adriana Díaz siendo candidata con opción real si sigue con su buena trayectoria. Pero antes de eso, en el 2020, tiene que ser Mónica Puig, nuestra campeona olímpica.


Notas Relacionadas: 

Mónica Puig: nueva leyenda en el deporte puertorriqueño



Comentarios