Mónica Puig: nueva leyenda en el deporte puertorriqueño

La medalla de oro obtenida por la tenista en las Olimpiadas de Río es el logro deportivo más importante en la historia del País

Por Marcos Mejías Ortiz / @marcosmortizpr / enlapinturadeportes@gmail.com

Mónica Puig, al centro, muestra con orgullo su medalla de oro en el tenis
femenino d elas Olimpiadas de Río (Suministrada / Straffon Images / COPUR)
En el escenario deportivo, Puerto Rico ha tenido muchos momentos alegres, pero el más trascendental llegó 68 años después del debut boricua en los Juegos Olímpicos. Y una nueva leyenda del deporte nació ante nuestros ojos.

La fecha del 13 de agosto de 2016 será recordada por todos los puertorriqueños amantes del deporte ya que ese día la tenista Mónica Puig consiguió que La Borinqueña sonara por primera vez en el escenario olímpico luego de ganar la final en sencillos en Río 2016 en una crónica de Cenicienta.

En nuestra historia deportiva hemos vivido grandes victorias como el título de la novena de béisbol en el Mundial de 1951, el campeonato mundial de Wilfredo Benítez a los 17 años en 1976, o la presea de oro del púgil Emmanuel Rodríguez en las Olimpiadas Juveniles de 2010. Pero ninguno de esos compara con lo obtenido por una atrevida Puig, quien contra todo pronóstico se trepó en lo más alto del podio en suelo carioca.

Lo que se vivió ayer fue un suceso para la historia, el cual no hay manera de que sea superado. Quizás, en el futuro, surja algún atleta puertorriqueño que gane dos medallas de oro para Puerto Rico en las Olimpiadas, pero Mónica Puig fue la primera, y ese logro será permanente.

Honestamente, no esperaba este triunfo de Puig, no porque no pudiera hacerlo, sino, por la gran calidad que hubo en el torneo. Nadie pronóstico este oro de Puig, y quien lo diga ahora, miente. Solo la propia Puig, y su gente más cercana creía que se podía. Pero eso no importa, lo que vale es que con orgullo, Puerto Rico puede decir que tiene una campeona olímpica.

A parte de la gesta de ser el primer oro en Olimpiadas, y además de ser la primera mujer en ganar medalla para una delegación de Puerto Rico, el triunfo de Puig tiene mucho valor por lo que esta enfrentó en cancha durante la pasada semana.

Puig se ganó por derecho propio estar en las Olimpiadas al estar en la posición 49 del escalafón de las Asociación Femenina de Tenis (WTA, por sus siglas en inglés) para la fecha límite del 6 de junio (necesitaba estar entre las primeras 56 para asegurar de manera directa).

A esto se le suma, que tres de las primeras cuatro jugadoras en el ránking actual de la WTA dijeron presente en Río de Janeiro: (1) Serena Williams, (2) Angelique Kerber y (4) Garbiñe Muguruza, siendo la rumana Simona Halep la ausente. Junto con ellas se agregan los nombres de jugadoras conocidas como Venus Williams, Madison Keys, Carla Suárez Navarro, Samantha Stosur, Petra Kvitov, entre otras más. Es decir, en Río 2016 dijo presente lo mejor del tenis femenino actual. En su camino al oro, Puig venció a Muguruza (vigente campeona del Abierto de Francia) y Kerber (monarca en Australia el pasado mes de enero), o sea, dos de las primeras cuatro raquetas en el planeta, algo inédito para la boricua, que solo contaba en su carrera con una victoria ante una jugadora que estuviese entre las primeras 10 del escalafón mundial. 

Puig estaba en camino a medirse a Serena Williams en semifinal, pero la estadounidense fue eliminada en octavos de final y eso no estuvo en control de la puertorriqueña. No hay manera de disminuir este gran triunfo de Puig, por eso lo grande de esta gesta, además de lo que representa para Puerto Rico.

El nombre de Puig se une a otros grandes del deporte puertorriqueño e igualmente leyendas como Roberto Clemente, Rebekah Colberg, Félix “Tito” Trinidad, Juan “Pachín” Vicéns, Benítez, Wilfredo Gómez, Javier Culson, entre varios más (aunque usted no lo crea, tenemos muchas leyendas en el deporte).

Mientras, a nivel femenino, el nombre de Puig se une a una lista compuesta por Colberg, Nilmarie Santini y Lisa Boscarino. Colberg fue la primera mujer en conquistar una presea de oro para una delegación boricua cuando ganó el evento de lanzamiento de disco en los Juegos Centroamericanos de Ciudad de Panamá en febrero de 1938. Mientras, Santini (judo) fue la primera fémina en hacer sonar la Borinqueña en Juegos Panamericanos al ganar su división de los de +78 kg el 9 de agosto de 1987 en Indianápolis. Más adelante, Boscarino, también en judo, haría lo propio en los 52 kilos. A su vez, no podemos olvidar, que la extenista Beatriz “Gigi” Fernández ganó dos medallas de oro en dobles a nivel olímpico (1992 y 1996), aunque en uniforme de Estados Unidos.

De igual forma, no podemos pasar por alto, que Puig se une al vallista Javier Culson y el luchador Jaime Espinal como los únicos representantes de Puerto Rico en ganar preseas en Centroamericanos, Panamericanos y Olímpicos.

Puig apenas tiene 22 años (cumple 23 en septiembre) y sin duda, con su oro en Río 2016, llamó más la atención de los puertorriqueños, que de ahora en adelante estarán pendientes de sus próximas actuaciones.


Es probable que en el futuro Puig le regale al País triunfos adicionales, ya sea en alguna delegación o en algún Grand Slam, pero el más importante ya lo consiguió y su nombre, en la historia deportiva de Puerto Rico, lo escribió en oro y se acaba de convertir en toda una leyenda. 

Nota Relacionada:

Mónica Puig hizo historia olímpica por Puerto Rico, pero quiere más

Comentarios