Mónica Puig hizo historia olímpica por Puerto Rico, pero quiere más

La tenista se convirtió en la primera mujer representante del deporte boricua en colocarse entre los primeros cuatro de un evento en las Olimpiadas

Por Marcos Mejías Ortiz / @marcosmortizpr / enlapinturadeportes@gmail.com

Mónica Puig escribió su nombre en la historia del deporte olímpico
puertorriqueño. 
Mónica Puig nunca ha ocultado el orgullo que siente por representar a Puerto Rico y ese deseo por sacar la cara por su gente está rindiendo frutos, su nombre entró a los libros de historia y con posibilidad de lograr lo inimaginable.

La tenista de 22 años consiguió en la tarde del jueves su boleto a la semifinal en el evento de sencillos del tenis olímpico al superar sin mucho apuro, 6-1 y 6-1, a la alemana Laura Siegemund en partido de cuartos de final del torneo de las Olimpiadas de Rio de Janeiro.

Con la victoria, Puig se colocó a un triunfo de treparse en el podio olímpico, pero desde ya hizo historia para el deporte puertorriqueño.

Puig se convirtió en la primera mujer representante de Puerto Rico en colocarse entre los primeros cuatro lugares de un evento olímpico uniéndose a los medallista de plata Luis Francisco Ortiz (boxeo, 1984) y Jaime Espinal (lucha, 2012), los medallistas de bronce Javier Culson (400 metros con valla, 2012) y los púgiles Juan Evangelista Venegas (1948), Orlando Maldonado (1976), Arístides González (1984), Aníbal Acevedo (1992) y Daniel Santos (1996).

A este grupo selecto se le agregan los cuartos lugares de Rolando Cruz (pértiga, 1960), el equipo de baloncesto masculino (1964), el nadador Carlos Berrocal (1976) y el luchador Orlando Cáceres (1984). Hay una mención especial para la novena de béisbol que en 1988 obtuvo el bronce en el torneo que fue de exhibición.

De igual forma, el tenis es el sexto deporte puertorriqueño que se coloca entre los mejores cuatro en un torneo olímpico (boxeo, lucha, atletismo, natación y baloncesto).

“He cumplido uno de mis sueños más grandes del tenis, cuando era una niña chiquita soñaba con este momento”, dijo Puig, según publicó Prensa Asociada. “Lo que antes se veía muy lejos ahora está cerca, y voy a luchar por lograr esa meta”.

Puig es la segunda mujer puertorriqueña en llegar a una semifinal olímpica luego que la también tenista Beatriz “Gigi” Fernández lo hiciera en el evento de doble femenino en 1992 y 1996 (presea de oro en ambas ocasiones), pero en representación de Estados Unidos.

De igual manera, Puig se convierte en la tercera mujer en colocarse a un triunfo de una presea, gesta conseguida por Inneabelle Díaz (2004) y Asunción Ocasio (2008), ambas en Taekwondo. Díaz y Ocasio llegaron hasta cuartos de final en sus respectivas apariciones olímpicas en su deporte, el cual otorga dos medallas de bronce.

Pero la gesta de Puig es una especial, y por muchas razones. Desde que comenzó a jugar en delegaciones boricuas en el 2010, Puig suma dos preseas de oro en individual y un bronce en dobles en Juegos Centroamericanos y del Caribe. Mientras, en Juegos Panamericanos, fue la grata sorpresa al lograr medalla de plata en 2011, para luego agenciarse bronce en 2015.

Desde que inició este ciclo olímpico, Puig se puso como meta conseguir la clasificación olímpica, reto que algunos consideraron atrevido. Sin embargo, ella sí creyó que podía y en junio de 2016 lo consiguió.

Ahora, pensar en una lucha por medalla lucía difícil por la calidad de jugadoras que dijeron presente en el torneo: las hermanas Williams (Serena y Venus), Angelique Kerber, Garbiñe Muguruza, Madison Keys, Carla Suárez Navarro, entre otras.

Muchas pueden ser las causas para la histórica clasificación a semifinal por parte de Puig: la naturaleza del torneo: algunas tenistas compiten en dobles y/o doble mixto con el tenis jugándose en una semana, lo que es un calendario sumamente fuerte, mientras Puig solo está en sencillos. Quizás la superficie en que se juega, la temperatura, sin embargo, esas condiciones son las mismas que asumieron las otras competidoras.

Pero no importa cuales sean las razones, Puig lo consiguió y está a un triunfo de convertirse en la primera mujer en ganar una medalla olímpica en representación de Puerto Rico. Lo impresionante de este torneo no es solo que Puig esté entre las primeras cuatro, con opción de ganar medalla, sino es como ha jugado la puertorriqueña (con marca de 4-0): invicta en ocho parciales, de los cuales en solo dos ha perdido tres games.

En total, Puig tiene marca de 48-14 en games en lo que va de torneo olímpico. Su fuerza con la raqueta ha sido más que evidente con sólidos backhand y forehand, una Mónica como nunca la habíamos visto. De hecho, ante Siegemund, luego de ganar un game, a Puig se les escapó una sonrisa cuando miró al público, lo que denota mucha seguridad y confianza. Su deseo por hacer historia por su país es más que evidente.

Quizás estamos a las puertas de la mejor historia olímpica de Puerto Rico, ya que con cada punto, cada game, Puig parece soñar con lo más alto del podio, al cual si llega, no importa el color del metal, la reina del “Pica Power” colocaría su nombre entre los principales atletas de nuestra historia, sin importar género.

Para la semifinal del viernes, Puig se medirá a la checa Petra Kvitova, número 14 en el escalafón de la Asociación Femenina de Tenis (WTA, en sus siglas en inglés). Puig (34 en WTA) y Kvitova nunca se han enfrentado a nivel profesional, pero en este torneo ha quedado claro que la boricua no le importa a quien tiene de frente, ya que su prioridad es darle alegría a su país, el cual está necesitado de buenas noticias.

El sábado estaría en el juego de la final o por el tercer lugar. Como se dijo anteriormente, no importa cuál sea, ya Puig hizo historia, pero esta parece que desea continuar con su gran ritmo.

“Voy a luchar hasta que me muera en la cancha. Vamos por más”, sentenció Puig.

Grande,  Mónica. Ya hiciste historia. De seguro que Puerto Rico ya tiene a su principal candidata para abanderada de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 

Comentarios